miércoles, 8 de diciembre de 2010

¿Quién dijo... (21)

"... cuando yo soy titular es que algo no funciona como debería"

Sam Perkins, pívot titular de los Indiana Pacers, en unas declaraciones con dosis de honestidad y resignación a partes iguales unas semanas antes de jugar su último partido en la NBA.


En la primavera de 2001 Sam Perkins puso fin a una brillántisima trayectoria en el mundo del baloncesto que había comenzando en lo más alto en la década de los 80 cuando junto a Michael Jordan logró el campeonato de la NCAA en North Carolina y posteriormente el oro en los JJOO de Los Angeles. Nunca más pudo volver a saborear las mieles del triunfo. Tras cubrir una primera etapa de 6 temporadas en Dallas, llegó a tiempo a los Lakers para ver como los Bulls de Jordan ganaban su primer anillo. Unos años más tarde, con su rol de pívot triplista en los Sonics, coincidiría de nuevo en las finales de 1996 con Jordan con el mismo resultado. Durante las finales del 2000 cumplió 39 años, esta vez como suplente especialista de Rik Smits. Enfrente la pareja Shaq-Kobe conseguiría su primer campeonato.

Es curioso como el destino ha bendecido con un triplete a todos los equipos que derrotaban a Sam Perkins en la final. La actividad en los despachos aquel verano del 2000 hizo que una plantilla vieja que se quedó a un paso de la gloria se convirtiera en un equipo mayoritariamente joven en construcción. Llegaba Jermaine O'Neal por Dale Davis, Mark Jackson y Chris Mullin se marchaban como agentes libres y Rik Smits se retiraba. Reggie Miller y Derrick McKey eran los únicos supervivientes veteranos. Aunque Perkins ya había anunciado su retirada en el 2000, aún se veía capaz de seguir una temporada más y renovó con un contrato por 3 años. Compartiendo posición de 5 con Tabak, Brezec y Jeff Foster tuvo que jugar más de lo esperado para que los Pacers entraran en Playoffs, donde los Sixers de Allen Iverson pondrían punto y final a su carrera. El verano siguiente con la excusa económica de la Luxury Tax los Pacers rompían el contrato no garantizado de Perkins, que ya lo veía venir, y abandonaba de esta manera la NBA tras 17 temporadas por la puerta de atrás y sin ningún anillo de campeón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada