miércoles, 10 de noviembre de 2010

¿Sabías qué... (20)

... Steve Mix consiguió ser All-Star de la NBA después de abandonar casi dos años el baloncesto profesional para dedicarse a montar piezas en una fábrica de la General Motors?

No fue una vocación tardía la que le hizo cambiar las mejores canchas de baloncesto para empezar a ensamblar puertas y parachoques, aunque en cierta manera no deja de ser un guiño al futuro rol de jugador de equipo que tendría con los Sixers.

Su éxito en la universidad de Toledo le valió para ser elegido en la 5ª ronda del draft de 1969 por los Detroit Pistons, una posición bastante baja que no le impediría hacerse sitio en aquel equipo, llegando a salir de titular en algunos partidos de la temporada 1970-71. En su tercera temporada como profesional comenzaron a llegar los contratiempos. Earl Lloyd sustituía a Butch Van Breda Kolff en el banquillo de los Pistons, y a los pocos días Steve Mix era cortado. Sin ninguna oferta de la NBA, se unió a mitad de diciembre a los Denver Rockets de la ABA, equipo dirigido por un histórico como Alex Hannum. Aquello fue un visto y no visto, y antes de acabar 1971 volvía a ser cortado tras disputar un único partido con los Rockets.

Viendo como le cerraban las puertas en apenas unas semanas las 2 competiciones era el momento de reflexionar, y de vuelta en Detroit decidió alejarse por un tiempo del baloncesto aceptando el trabajo en la fábrica de General Motors. Unos meses más tarde se abrían los campus de pretemporada, y un equipo se acordó de Steve Mix: los Philadelphia 76ers, los mismos Sixers que con su 9-73 en la temporada 1972-73 se han ganado un sitio en la historia. "Por fortuna" el entrenador Roy Rubin decidió que Mix fuera el último jugador cortado para hacerle un hueco en la plantilla a Luther Green, con el que había coincidido en la universidad de Long Island.

Lo que en principio parecía una dura derrota para Steve Mix se acabó convirtiendo en una bendición. De vuelta al trabajo en Detroit decidió que quería matar el gusanillo del baloncesto y se enroló en las filas de los Grand Rapids Tackers, un equipo que durante las décadas de los 60-70 participó en diversas ligas menores. Le esperaba la temporada 1972-73 de la CBA (Continental Basketball Association) con un total de 6 equipos y una temporada regular de 20 partidos. Pese al nivel bastante bajo de los rivales, Mix se pudo volver a sentir jugador de baloncesto. Además los resultados acompañaron y los Tackers dominaron tanto la liga regular como los playoffs, donde vencieron en el partido decisivo a los Lake County Lakers de Len Chappell por 140-134. Como se puede ver en este resultado las defensas no eran el punto fuerte de la competición, y el propio Mix que nunca se caracterizó por ser un referente ofensivo promedió más de 33 puntos.

"Ibamos a los partidos en caravana. Si perdíamos cobrábamos 85$ y por la victoria 105$, salía a la cancha a matar a mis rivales por 20 $"

Mix tuvo la suerte de que el General Manager de los Sixers Don DeJardin estuviera entre el público en uno de los partidos de la CBA. Se quedó impresionado al verlo de nuevo y como además había dejado un buen sabor de boca en la última pretemporada, la sitaución acabó en una llamada para que acudiera en verano al campus de entrenamiento de agentes libres del equipo de Philadelphia. La ocasión era propicia, buscar un hueco en un equipo que venía de hacer una temporada espantosa, pero de nuevo se volvió a quedar a las puertas tras ser cortado mientras veía como otros jugadores conseguían firmar un contrato. Su esfuerzo al menos le valió una nueva prueba cuando lo volvieron a llamar para completar los entrenos de pretemporada, y por fin pudo convencer al entrenador Gene Shue para hacerse con un sitio en la plantilla.

El 24 de octubre de 1973 los Sixers conseguían su primera victoria en casa 132-110 frente a los Portland Trail Blazers. Además de frenar a Sidney Wicks, la estrella de los rivales, Mix explotó con una actuación memorable (38 puntos y 11 rebotes). Los aficionados de los Sixers se preguntaban de dónde había salido aquel jugador mientras el veía como su particular historia de Cenicienta se aproximaba a un final feliz.

Sus números a final de temporada hablan por sí solos. 15 puntos y 10 rebotes de media y segundo en la clasificación de robos de toda la NBA. La siguiente temporada se vio premiado con su nombramiento para el All-Star de Phoenix 1975 y acabó siendo una de las piezas principales en la reconstrucción de los Sixers, el nexo de unión entre el peor equipo de la historia y los campeones de los '80. Permaneció 9 temporadas, marchándose precisamente a los Lakers en la temporada 1982-83 cuando los de Philadelphia derrotaron a los angelinos en la final de la NBA.

"Me cortaron 5 veces durante mi carrera incluyendo la primera vez con Detroit. El hecho de creer siempre en mí mismo y ser capaz de regresar a la liga fue el punto más álgido de mi trayectoria, coronado con una presencia en al All-Star Game. Jugué en 4 finales de la NBA, tres con los Sixers, y aunque perdí las 4 no importa, fue una gran experiencia" -Steve Mix-

¿Ningún productor de Hollywood ha pensado en preparar un guión con ésto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada